+34 666 86 86 86De lunes a virnes de 10 a 18 h
+34 93 272 64 90De lunes a virnes de 10 a 18 h
Nosotros le llamamos
Solicitud presentada con éxito.
Sus datos de contacto:
Nombre
e-mail
Teléfono
Motivo de la consulta
Cuando le podemos llamar?
08:00-11:00
10:00-13:00
12:00-15:00
14:00-17:00
16:00-19:00
Enviar

Los cubanos derrapan en antiguos “Kopeyka” soviéticos

Noticias de Rusia

kopeykaEn Gabán se ha celebrado una demostración de conducción virtuosa en automóviles de producción nacional rusa. En los encuentros mensuales del “Club de los amantes de los automóviles rusos”, fundado hace un año, los cubanos discuten sobre las últimas noticias del mundo del motor y compiten entre ellos por sus capacidades en la conducción de estos coches.

En la Isla Libertad, los coches AutoVaz tienen una gran popularidad gracias a su robustez, la facilidad de su mantenimiento y el supuesto buen precio de sus piezas de repuesto. El “Lada”, para los habitantes de este país, no es tan sólo un medio de transporte.

“Para los cubanos, el Lada es un como un miembro más de la familia. A veces nos podemos privar de algo, por ejemplo, en vez de un litro de leche, compramos una bujía para el coche.”- dijo el presidente del Club de amantes de los automóviles rusos, David Peña Rodríguez.

Los diplomáticos rusos fueron a ver a los conductores cubanos, entre ellos, el nuevo embajador en Cuba, Mijaíl Kamynin. Él demostró a los amantes de los coches las posibilidades del “Lada Kalina”. “Lo que aquí hemos visto, se puede llamar la fiesta del automóvil ruso en tierra cubana. Los cubanos aman y conocen nuestra técnica” – dijo.

Las marcas más populares en Cuba son los Vaz “Pyaterka”, “Semerka” y “Kopeyka”. Muchos coches se han utilizado a lo largo de 40 años y siguen en la carrera actualmente. En la vida cotidiana, los cubanos utilizan el “Lada” como taxi.

Comentarios

Comentario eliminado
Comentario no publicado

{{comment.Author.Name}}

{{comment.PostDate}}

Este campo es obligatorio

Mensaje de error

Error en el texto

Su mensaje será enviado al autor. Gracias por tu participación ...