+34 666 86 86 86De lunes a virnes de 10 a 18 h
+34 93 272 64 90De lunes a virnes de 10 a 18 h
Nosotros le llamamos
Solicitud presentada con éxito.
Sus datos de contacto:
Nombre
e-mail
Teléfono
Motivo de la consulta
Cuando le podemos llamar?
08:00-11:00
10:00-13:00
12:00-15:00
14:00-17:00
16:00-19:00
Enviar

Aniversario del té

Noticias de Rusia

teEn el museo histórico de Omsk se ha inaugurado una exposición dedicada a la bebida que llegó a Rusia hace casi cuatro siglos, el té.

Hace casi cuatro siglos, los embajadores rusos trajeron de Mongolia al zar Mijaíl Fiodorovich un exótico regalo, cuatro libras de hojas de té.

Natalia Pavlova, comisaria de la exposición, narra la historia de la aparición del té en la Rus: “Cuando el zar y los boyardos probaron esta bebida se sorprendieron un poco, ya que era caliente y tonificante. Pero se vio que esta bebida mataba el sueño, lo cual hacía falta cuando se reunían en el parlamento”.

La aprobación unánime dictó la moda de la nueva bebida. Una libra de té se equiparaba en valor a cincuenta kilos de caviar rojo y, debido a la escasez, durante mucho tiempo no se permitía a gran parte de la población de Rusia. No en vano se decía: “deleitarse en el té”. Pero poco a poco el té suplantó al kvas, el aloja y el kisel: lo comenzó a tomar cada familia.

“En siberia se tomaba té en tabletas. Había variedades de té verde y negro en tabletas. Se usaban distintas mermeladas, hiervas, hojas, les encantaba beber té con miel”, - explica tatiana Erofeieva, del Museo Estatal de Historia de Omsk.

El té se bebía mordiendo y chupando un terrón de azúcar, y obligatoriamente del samovar, lo cual era símbolo de riqueza. El samovar más sencillo del siglo XVIII costaba unos treinta rublos, seis veces más caro que comprar una vaca. Los primeros samovares eran manuales y cada uno tenía nombre. “egoíst”, “bulotka”, “cara a cara”. Y apenas cuando el asunto del samovar llegó a las capas bajas, los bisabuelos de las teteras eléctricas aparecieron en todas las casas.

Tras beber diez vasos de té, el visitante de una tetería o posada tiró el vaso de lado. Esto era  únicamente un respiro. Sólo el vaso volcado boca arriba y el trocito de azúcar que quedaba en él significaron el fin del té.

Los empleados del museo de Omsk invitan a los visitantes a intentar encender un samovar y beber una taza de aromático té. A semejante invitación nadie se niega. No en vano se dice popularmente: “Allá donde haya té, hay paraíso”.

Comentarios

Comentario eliminado
Comentario no publicado

{{comment.Author.Name}}

{{comment.PostDate}}

Este campo es obligatorio

Mensaje de error

Error en el texto

Su mensaje será enviado al autor. Gracias por tu participación ...