+34 666 86 86 86De lunes a virnes de 10 a 18 h
+34 93 272 64 90De lunes a virnes de 10 a 18 h
Nosotros le llamamos
Solicitud presentada con éxito.
Sus datos de contacto:
Nombre
e-mail
Teléfono
Motivo de la consulta
Cuando le podemos llamar?
08:00-11:00
10:00-13:00
12:00-15:00
14:00-17:00
16:00-19:00
Enviar

Agonía de un pueblo ruso

Noticias de Rusia

boyUna población olvidada en el norte de Rusia pierde a su alcalde y carece de alimentación y cosas más necesarias.
El 2 de julio el Comité de Instrucción de la Federación de Rusia presentó una acusación al alcalde del pueblo de Parén de la región de Kamchatka. El pueblo, en su época famoso por los cuchillos que fabricaban allí, ahora está en un estado lamentable. El ex-alcalde es acusado de matar al Jefe del Consejo de Diputados de la región. Entre los motivos del asesinato son tanto la enemistad personal como la venganza de la negligencia de la víctima en su trabajo de funcionario.

El pueblo que ahora lleva el nombre de Parén surgió a la orilla del río homónimo hace más de cien años. El nombre tradicional es Guillanián. En la primera época lo habitában koryaks, población indígena de la región de Kamchatka. En el siglo XIX en el norte de Rusia se hicieron famosos los cuchillos de diversos metales (dicen que para fabricarlos se utlizaban agujas de coser) que fabricaban en Parén, por eso les pusieron “parénskie nozhí” (“cuchillos de Parén”). En el siglo XX se perdió la tecnología de fabricación. Ahora hay cuchillos de regalo que se llaman así pero sólo parecen a antiguos cuchillos de Parén.

En finales del siglo XX, perdido el oficio tradicional, el pueblo comenzó a morir. Hay que decir que Parén está situado a 200 kilómetros de la población más próxima, que es el pueblo Kamenskoe, el centro administrativo del distrito. El desplazamiento por el territorio es muy difícil, debido a las peculiaridades de la natura. En consecuencia, en 1986 las autoridades tomaron la decisión de desalojar el pueblo y propusieron a los vecinos mudarse a otras poblaciones, más grandes y desarrolladas. Muchos de los habitantes rechazaron aquella propuesta y el pueblo siguió en su lugar.

En 2008 fue nombrado alcalde un hombre mayor y con antecedentes penales, Nikolai Sulyma. Al mismo tiempo Anatoli Goncharov, viejo enemigo de Sulyma, fue nombrado Jefe del Consejo de Diputados de la región. Según algunos dados, los enemigos de seguida empezaron los intentos de distituirse uno a otro de los cargos administrativos. Goncharov, cuyo cargo era más alto, buscaba razones para despedir al rival. Sulyma, en su turno, enviaba denuncias a las autóridades, quejándose de Goncharov.

El año 2009 se hizo muy difícil para los vecinos de Parén. En otoño casi se acabaron los productos alimenticios, y el próximo helicóptero con la despensa llegaba sólo en verano. En el continente no sabían que casi todos los productos de las 6 barcazas destinadas al pueblo fueron comprados por los habitantes de otra población, Verkhñaia Parén.
Para comunicarse con el mundo sólo hay en pueblo un teléfono público instalado en el edificio de la biblioteca. El otoño de 2009 a los habitantes del pueblo se les acabó el crédito y las tarjetas de pago, y lo único que pudieron hacer fue hacer guardia esperando que a alguien se le ocurriera llamarlos. La salvadora fue la directora del Instituto de Calificación, Raísa Avak. Llamó para preguntar si en la escuela del pueblo se enseñaba la lengua autóctona, la de koryaks. Le dijeron que, francamente, la enseñanza de la lengua autóctona no era el problema número uno de los Parénses.

Avak informo de la situación a la Asociación de Pueblos Minoritarios del Norte, Siberia y Extremo Oriente. La Asociación se dirigió a los medios de comunicación, y durante un tiempo el nombre del pueblo se oía y se leía en los medios regionales y estatales. La culminación fue la publicación de la carta de Nikolai Sulyma al Presidente Dmitri Medviédev. Pedía construir una carretera que estuviera cerca del pueblo y también mejorar los servicios de comunidad y comprobar si el presupuesto destinado a la construcción de escuelas y hospitales se utiliza correctamente.

Gracias a su “momento de gloria” todo el país tuvo oportunidad de enterarse de que en el pueblo hay 66 habitantes, 47 de los cuales pueden trabajar pero sólo 16 tienen empleo. No hay ninguna tienda. Los habitantes hacen una despensa de productos y cuando se acaba, pasan a alimentarse de pescado. No hay médico. Ninguno de los ocho niños de la edad pre-escolar está vacunado y casi todos tienen alguna enfermedad. Los pasaportes de todos los habitantes se caducaron hace tiempo ya. No hay ni periódicos, ni televisión, ni aún radio. La electricidad llega por unas horas por la mañana y unas más por la tarde.

Las autoridades de la región de Kamchatka intentaban señalar que la situación no es tan extraordinaria como parece. En efecto, tienen razón por lo menos en un aspecto: no será el único pueblo de Rusia que está en una situación así. Pero los intentos de encontrar excusas se perdieron en un mar de publicaciones llenas de indignación. Fueron destinados a Parén varios helicópteros con productos, ropa y cosas necesarias, con médicos y funcionarios.
Después de todo eso, el pueblo volvió a caer en el olvido, y Nikolai Sulyma y Anatoli Goncharov recordaron su vieja enemistad. El 18 de junio el Jefe del Consejo de Diputados consiguió destituir a Sulyma.

Pasada una semana, el 25 de junio, el funcionario despedido llegó a Kamenskoye y entró al edificio de Administración. Al ver a Goncharov, sacó el fusil y disparó dos veces a su rival y lo mató en el sitio. Luego el asesino se dirigió a la policia y se reconoció culpable. Explicó que no sólo fue la consecuencia de la rivalidad personal, sino también el efecto de que el funcionario no cumpliera sus obligaciones. Más concretamente, durante mucho tiempo no hizo nada para evacuar a un vecino de Parén enfermo de tuberculosis.
Parece que Goncharov tenía amigos que pudieron realizar la venganza. El 28 de junio se quemó la casa, en un piso de la cual vivía Sulyma. El 29 de junio se quemo la barcaza que también pertenecía a Sulyma. Difícilmente puede ser una coincidencia..
Así, en junio los habitantes de Parén perdieron a su líder y la barcaza que transportaba productos al pueblo. Dos familias que vivían en la misma casa que Sulyma se quedaron sin techo. Parece que los vecinos de todos modos tendrán que mudarse a otros sitios y en el norte de Rusia aparecerá otra “población-fantasma” como Кadykchán, Khalmer-U o Кolendo.

Comentarios

Comentario eliminado
Comentario no publicado

{{comment.Author.Name}}

{{comment.PostDate}}

Este campo es obligatorio

Mensaje de error

Error en el texto

Su mensaje será enviado al autor. Gracias por tu participación ...