+34 666 86 86 86De lunes a virnes de 10 a 18 h
+34 93 272 64 90De lunes a virnes de 10 a 18 h
Nosotros le llamamos
Solicitud presentada con éxito.
Sus datos de contacto:
Nombre
e-mail
Teléfono
Motivo de la consulta
Cuando le podemos llamar?
08:00-11:00
10:00-13:00
12:00-15:00
14:00-17:00
16:00-19:00
Enviar

Mejillones bielorrusos

Noticias de Rusia

Prohibición de la importación de productos alimenticios  a Rusia y chistes sobre la comida extranjera

Deliciosos. Franceses.  Y no son tuyos.Piquete en San Petersburgo, el 9 de agosto de 2014.  Los que sueñan con el retorno de la grandeza de la URSS también inventan versos alimenticios  y utilizan el folklore en esta guerra.  “No te desanimes si por casualidad// No compras frutas importadas//La piña no es tan importante // Serán suficientes las manzanas que tenemos” reza el cartel de uno de los piqueteros.

Han pasado varios meses el anuncio de las limitaciones en los suministros de alimentos de ciertos países occidentales. El tiempo pasado ha resultado suficiente para la aparición de un ciclo de “chistes alimenticios” que ya empezaron a penetrar en el folklore urbano. 

-¿Qué hay para cenar?
-¡Ya me tenéis harto, no hacéis más que hablar de política!

El miércoles 6 de agosto aparecieron las primeras noticias sobre la prohibición de la importación de alimentos extranjeros.  Mientras  se difundían las noticias y los profesionales las comentaban en Rusia, nació de forma acelerada un género humorístico.

La CE tiene que modificar los formularios de visa para los rusos. La lista de objetivos de un viaje al extranjero (negocios, turismo, estudios, salud) debe ser completada con la opción de “simplemente para comer”. 

Aunque según encuestas realizadas de forma precipitada una gran parte de la población rusa apoya las sanciones aprobadas por el presidente, no se oyen todavía chistes que expresen el apoyo a estas medidas.  Sólo en un texto se percibe una nota burlona en relación a las manifestaciones de los suministradores polacos de frutas (en el sentido de “no importa, lo podremos soportar!)

En un programa de radio: Vladimir de Moscú pide que pongamos para los radioyentes polacos la canción “Manzanas  sobre la nieve”.

El chiste más conseguido hasta la fecha apareció casi inmediatamente después de la aparición de la “disposición alimenticia”.

Los ciudadanos consumidores de alimentos extranjeros deberán proceder a su inscripción en el Registro de Agentes Extranjeros Alimenticios.

La posibilidad de reexportación de alimentos prohibidos a través del  territorio de Bielorrusia ha originado debates tempestuosos y el siguiente comentario. Lejos de ser una obra maestra, es muy popular en las redes.

-¿Tienen mejillones?
-Sí, tenemos.
-¿Cómo puede ser, si es imposible encontrarlos en ninguna parte?
-Son de Bielorrusia.
-Ah, entiendo. 15 mejillones de Bielorrusia, por favor.

A la vez, con la aparición de nuevos chistes, cobra fuerza el proceso de actualización de bromas viejas, ya probadas. La tradición rusa saca de sus reservas todos los chistes relacionados con la comida y trata de adoptarlos a la nueva realidad. He aquí por ejemplo unos chistes de la época soviética practicamente sin modificaciones:

Año 2002. Hola, ¿es el Servicio Federal de Seguridad? – Sí. – Mi vecino está comiendo. – ¿Y qué? – ¡Es que está comiendo caviar negro! - ¿Y qué? – ¡Es que se lo está comiendo a cubos!- ¡Enseguida venimos!

Año 2008. Hola, ¿es el Servicio Federal de Seguridad? – Sí. – Mi vecino está comiendo. – ¿Y qué? – ¡Es que está comiendo caviar negro!-¡Enseguida venimos!

Año 2014. Hola, ¿es el Servicio Federal de Seguridad? – Sí. – Mi vecino está comiendo. - ¡Enseguida venimos!

En el centro de Moscú preguntan: ¿Dónde está el restaurante de pescado más cercano?
Respuesta: en Minsk.

Los chistosos han tocado también el tema de la censura:

El Comite de Supervisión de Rusia procederá a bloquear las cuentas en Instagram por publicar fotos de alimentos extranjeros.

En el pasado en las situaciones de déficit la población solía acaparar sal, azúcar y cerillas. Ahora acapara vinos franceses, jamón y queso parmesano.

Entre los chistes sencillos sobre el parmesano, el chiste de Ivan Davydov que circula en Twitter, parece ser una obra maestra:

Fusilaron al partisano que intentaba pasar por la frontera un parmesano.

Además del llanto popular por el parmesano no dejan de apaciguarse los gemidos por otros quesos.

-¿Tiene queso Dorblue?
-¿Qué es eso?
-Es un queso con moho.
-No, queso no tenemos, pero tenemos arenque Dorblue  y salchichas Dorblue.

Los colegas ucranianos no han quedado al margen de todo esto. He aquí un texto de Kiev:

Un ruso: Nosotros tenemos gas en las casas,  ¿y vosotros?
Un ucraniano: Nosotros tenemos qué comer.
Un ruso: ¡Joder!

La cadena de sanciones y antisanciones que presenciamos ya se ha convertido en blanco habitual de los chistes. Por desgracia, no tenemos otras opciones  para influir en lo que pasa. 

Comentarios

Comentario eliminado
Comentario no publicado

{{comment.Author.Name}}

{{comment.PostDate}}

Este campo es obligatorio

Mensaje de error

Error en el texto

Su mensaje será enviado al autor. Gracias por tu participación ...