+34 666 86 86 86De lunes a virnes de 10 a 18 h
+34 93 272 64 90De lunes a virnes de 10 a 18 h
Nosotros le llamamos
Solicitud presentada con éxito.
Sus datos de contacto:
Nombre
e-mail
Teléfono
Motivo de la consulta
Cuando le podemos llamar?
08:00-11:00
10:00-13:00
12:00-15:00
14:00-17:00
16:00-19:00
Enviar

Ser padre a los 89

Noticias de Rusia

89Un habitante de la ciudad de Armavir de la región de Krasnodarski Krai ha contribuido en los estudios demográficos y geriátricos desmintiendo todos los estereotipos sobre las posibilidades humanas. El veterano de la Segunda Guerra Mundial llegó a ser padre teniendo 89 años.
El bebé varón al cual le han puesto Artem pesa 3 kg 700 g y es sano sin ningún problema de salud, como dicen los médicos.
No es sólo la edad del padre que sorprende sino también la diferencia entre los progenitores, ya que la esposa de Armais, Eugenia, tiene 35 años. Según los médicos, es la primera vez que se encuentran con una diferencia de edad tan grande.
Se conocieron hace 13 años en una época difícil para los dos: a Armais se le murió la mujer, y a Eugenia le dejó su marido con un hijo de 5 años.

«Vino a visitar a unos parientes míos y nos conocimos y empezamos a hablar de vez en cuando, y así empezó todo, — cuenta el veterano, un poco tímido, - Eugenia es muy paciente, muy casera y cariñosa, me gustó mucho. Comprendí que no podía más vivir solo y le propuse ser ama de mi casa».
Al cabo de un año, nació su hija Vera. Los médicos ya entonces estaban más que sorprendidos y no esperaban ver a la familia Nazarov pasados unos cuantos años..
«Es un visitante bastante regular: viene a charlar, — dice el farmacéutico de la farmacia que está en la misma casa donde vive el veterano. — Me cuenta todos los secretos de familia pero rara vez compra medicamentos y nunca había preguntado por Viagra o algo así. ¡Todavía quedan arrestos!»

El padre reciente no revela el secreto de su longevidad y fuerza viril. Sonríe pícaro y dice que en su familia todos tienen una salud de primera.
De momento la familia sólo siente que los hijos de las primeras nupcias de Armais no reconocen a sus hermanitos. «Yuri tiene 62 años y Tamara – 57, claro que tienen sus familias, hijos y nietos pero no aceptaron mi segundo matrimonio. No nos hablamos., — suspira Armais y añade. — Aún Pushkin decía que el amor no tiene edad …»
Como muchos jóvenes de su edad, Armais fue llamado a filas del Ejército en verano de 1941. Fue destinado a un colegio de infantería pero antes de los exámenes finales fue llamado al frente. Cuando la guerra ya estaba por acabar, en Praga, Armais mató de una ametralladora un destacamento entero de alemanes.  Prometieron presentarle al título de Héroe de la Unión Soviética pero sólo le dieron una orden de Gloria de la tercera categoría.
La madre de Eugenia es 20 años más joven que su yerno pero está contenta viendo lo feliz que está su hija: Armais es un marido fiel, muy racional, tiene buena pensión y las autoridades le han prometido, además, un piso nuevo. Claro que su primera reacción fue disuadirle a su hija de contraer matrimonio pero Eugenia fue firme en su decisión.

«Vivimos como un marido y mujer como otros cualquiera. No se nota la diferencia de edad. La vida va poco a poco», — explica Eugenia.
Armais ya le ha prometido a su mujer que el hijo sólo es una mitad de lo planeado. Falta una niña para ser completamente felices. El veterano recuerda que fue en la época de la guerra cuando una gitana le adivinó la suerte: “Tendrás una vida larga y de mujeres, dos, y de tus hijos la última será una niña”. Así que Armais no se para: “¿Y qué? Mi mujer es joven y yo,  ¡no estoy mal del todo!”.

Source

Comentarios

Comentario eliminado
Comentario no publicado

{{comment.Author.Name}}

{{comment.PostDate}}

Este campo es obligatorio

Mensaje de error

Error en el texto

Su mensaje será enviado al autor. Gracias por tu participación ...