+34 666 86 86 86De lunes a virnes de 10 a 18 h
+34 93 272 64 90De lunes a virnes de 10 a 18 h
Nosotros le llamamos
Solicitud presentada con éxito.
Sus datos de contacto:
Nombre
e-mail
Teléfono
Motivo de la consulta
Cuando le podemos llamar?
08:00-11:00
10:00-13:00
12:00-15:00
14:00-17:00
16:00-19:00
Enviar

En base a futuros acontecimientos

Noticias de Rusia

mihaCómo el canal de televisión Imedi “mató” al presidente de Georgia
La tarde del 13 de marzo, en el canal de televisión georgiano Imedi se retransmitió un reportaje sobre el comienzo de la invasión rusa de Georgia. Se hablaba a los espectadores sobre el ataque terrorista contra el presidente de Osetia del Sur, Eduard Kokoity, sobre la muerte del presidente del país, Mijaíl Saakashvili, sobre la creación de un gobierno nacional liderado por Nino Burjanadze. Tras media hora de reportaje se habían mostrado tantos acontecimientos que dudar de su veracidad era imposible. Finalmente, quedó claro que aquello era realmente invención de la prensa.
Este provocativo reportaje es el peculiar reflejo de la opinión de los empleados de Imedi respecto al posible desarrollo de los acontecimientos en Georgia. Y he aquí que no todos los ciudadanos del país se dieron cuenta de que aquel reportaje no tenía nada de auténtico. La advertencia sobre el hecho de que el material mostrado era ficticio aparecía justo al principio del reportaje. Sin embargo, muchos de los espectadores ni siquiera lo leyeron, no todos los programas se ven desde el principio. Las repetidas advertencias que aparecieron después del programa de media hora de duración tampoco llegaron a todos, y esto es lógico. Si alguien enciende de pronto el televisor y se entera de que su país es invadido por tropas de otro estado, y que su presidente está muerto, es poco probable que le afecten las siguientes aclaraciones.
Intencional o accidentalmente (el director general de Imedi, Georgi Arveladze, por ejemplo, no ve ningún signo de violación en la ética periodista en este reportaje), pero el canal de televisión ha creado entre los ciudadanos de Georgia una controversia de un tamaño que no se había encontrado en los medios de comunicación en muchos años. Aquí se quiera o no, viene a la mente el espectáculo de radio de Orson Welles sobre la novela de H.G. Wells “La guerra de los mundos”, que causó pánico en EE.UU. en 1938. Entonces, la mayor parte del público también se perdió el comienzo de la transmisión y experimentó un shok cuando en antena, una voz grave comenzaba a leer las “noticias” sobre la invasión de unos marcianos del territorio de los Estados Unidos. Cerca de tres millones de personas creyó entonces en la invención, o por lo menos se asustó.
No es sorprendente que tras el reportaje de Imedi, en Georgia haya comenzado cierto pánico. Según señala la agencia RIA Novosti, algunos habitantes de Tbilisi comenzaron a prepararse para la evacuación; en las gasolineras se formaron colas; creció el número de llamadas al teléfono de emergencias debido a ataques al corazón (más adelante se aclaraba que no llegaban a tanto, pero aún así). Las personas se llamaban unas a otras intentando aclarar qué sucedía realmente.
Hasta altas horas de la noche, el canal de televisión no se disculpó por el reportaje. En los programas de Imedi se publicaron notas en las que se aclaraba que el reportaje transmitido anteriormente no era real. Sin embargo, era ya demasiado tarde para pedir disculpas, en ese momento la oposición georgiana ya organizaba una manifestación en el edificio de la compañía de televisión en la que participaron varios centenares de personas. Entre ellos se encontraba la reciente “jefe del gobierno nacional”, Nino Burjanadze, quien comunicó su intención de demandar a Imedi. Más tarde, el servicio de prensa de la antigua presidente del parlamento de Georgia confirmó que se ya se está preparando una demanda contra el canal de televisión.
Los miembros de la manifestación espontánea también declararon sobre el hecho de que el canal de televisión de la oposición estuviera bajo el control de Mijaíl Saakashvili. El propio presidente de Georgia fue acusado de estar informado de la preparación del reportaje, y más tarde se le acusó del hecho de que él mismo tuviera una relación directa con la redacción del documental. En particular, la presidenta de la unión de periodistas “Objectiv”, Irma Inashvili, de acuerdo con fuentes propias, informó de que “el reportaje se había preparado hacía varias semanas, y Saakashvili lo vio y lo redactó en su propia oficina”. También señaló que en la creación del material participaron “unos consultores de imagen americanos contratados por el presidente de Georgia”.
El portavoz oficial del Ministerio de Relaciones Exteriores, Andrei Nesterenko expresó su cautela a este respecto. Según él, “en Georgia se manifiesta ampliamente la opinión de que la provocación del canal Imedi no podría haber sido preparada sin la sanción de las autoridades”. Las palabras del diplomático han sido publicadas por Interfax. En general, el Ministerio de Relaciones Exteriores ruso califica la acción de Imedi de irresponsable e inmoral. “La paranoia política nunca ha sido útil ni ha resuelto graves problemas en ningún estado”, - señaló Nesterenko.
El procedimiento del canal de televisión ha sido condenado por el embajador de EE.UU. en Georgia, John Bass y por el patriarca de Georgia, Iliá II. El reportaje ha recibido una valoración negativa en Europa. Esta información fue confirmada por el representante de Rusia en la Unión Europea, Vladímir Chizhov en una entrevista para el canal de televisión “Rossia 24”. Éste, en particular, llamó al reportaje “estúpido”, y también opinó que “un aliado como el señor Saakashvili no lo necesita ni la UE, ni Estados Unidos, ni nadie en el mundo”.
La viceministra de Relaciones Exteriores de Georgia, Nino Kalandadze, desmintió la información sobre el hecho de que en la preparación del documental tuvieran las autoridades algo que ver, y por su parte también criticó este material. El propio Mijaíl Saakashvili respondió al escándalo de la emisión relativamente tranquilo. “Lo que hemos visto ha sido desagradable. Considero que deberían haber hecho un reportaje diferente”, - cita al presidente georgiano el periódico “Izvestia”. Según Saakashvili, su abuela, al ver el reportaje, se agitó mucho y tuvieron que calmarla.
Inmediatamente después de la emisión, la secretaria de prensa del presidente, Manal Mandzhagaladze declaró que Saakashvili no veía ningún peligro de invasión rusa en el país, aunque consideraba que había posibles provocaciones del lado de la Federación Rusa. Más adelante, el líder georgiano señaló que “el reportaje es lo que más se aproxima a la situación actual”.
Sin embargo, el recordatorio del constante peligro del lado de los “enemigos de Georgia”, es el tema favorito de Mijaíl Saakashvili tras la guerra de Osetia del Sur. Recientemente, en su intervención en el Real Instituto de Relaciones Internacionales de Londres, en el intermedio de su exposición sobre la operación especial en Afganistán y la búsqueda de similitudes entre él y Winston Churchill, habló de la posible reanudación de un conflicto armado en el oeste y el norte del país. No fueran a provocar semejantes declaraciones la sorpresa en alguien.
Es difícil decir si perderá su liderazgo Imedi después de haber dado este paso. La Comisión Nacional de Comunicaciones de Georgia (GNCC) ya ha acusado al canal de televisión de violación del código de conducta de los organismos de radiodifusión, el cual exige la no utilización de este tipo de reportajes en reportajes políticos y de notivias, salvo en caso de aclarar suficientemente a los espectadores de que se trata de ficción. Si los periodistas no fueran perezosos y hubieran añadido una acotación sobre el contenido ficticio del reportaje que fuera visible en la pantalla durante toda aquella media hora que duraba el programa, el escándalo posiblemente no habría tenido lugar. Y ahora el canal se encuentra en una situación muy delicada de la que será muy difícil deshacerse.
Es posible que los periodistas georgianos deban aprender de sus colegas occidentales. Estos, por ejemplo, incluso simplemente reproduciendo lo que ha pasado este fin de semana en Georgia, añadieron a las fotografías leyendas explicativas: sí, estos tanques rusos están en Georgia, son auténticos, pero esta foto fue tomada durante el conflicto de 2008. Entonces no podrá funcionar cualquier deseo de encontrar defectos.
Maksim Mishin

Comentarios

Comentario eliminado
Comentario no publicado

{{comment.Author.Name}}

{{comment.PostDate}}

Este campo es obligatorio

Mensaje de error

Error en el texto

Su mensaje será enviado al autor. Gracias por tu participación ...