+34 666 86 86 86De lunes a virnes de 10 a 18 h
+34 93 272 64 90De lunes a virnes de 10 a 18 h
Nosotros le llamamos
Solicitud presentada con éxito.
Sus datos de contacto:
Nombre
e-mail
Teléfono
Motivo de la consulta
Cuando le podemos llamar?
08:00-11:00
10:00-13:00
12:00-15:00
14:00-17:00
16:00-19:00
Enviar

La postergación de una revancha

Noticias de Rusia

La batalla por el puesto de presidente de Ucrania continúa.

TimoshenkoA juzgar por la información de la Comisión Electoral Central de Ucrania, Víktor Yanukovich ha ganado la segunda ronda de las elecciones presidenciales. Sin embargo, en sus filas no reinó una felicidad especial: Yulia Timoshenko no aceptó su derrota y no felicitó a su oponente. En Kíev nadie duda de que la actual primera ministra, aún habiendo perdido la batalla, continuará la guerra por la presidencia.

Esta contención de las emociones de los partidarios de Vítkor Yanukovich se explica fácilmente: en 2004 ya celebró su victoria, pero debido a la presión pública se vió obligado a convocar la llamada “tercera ronda” donde, como ya se sabe, perdió.

El líder de los regionales esta vez espera pacientemente los resultados definitivos y por cualquier caso mantiene en Kíev la convocatoria de varios miles de partidarios preparados para “defender su elección”.

El recuerdo de los acontecimientos de hace cinco años no solamente afecta a Yanukovich, sino también a su rival. Yulia Timoshenko recuerda perfectamente cómo con su ayuda Víktor Yushenko se convirtió en las anteriores elecciones en triunfador por arte de magia. Y por supuesto, a ella no le importaría repetir esta historia.

La disposición en la actualidad es la siguiente: la diferencia entre candidatos es menor del 3%.  Los de Timoshenko insisten en que este indicio es fruto de un error estadístico, y por lo tanto pueden desdeñarlo.

Desde el lado de Yanukovich responden al respecto que el tres por ciento es una gran ventaja, pero que incluso si fuera insignificante no cambiaría la situación: una victoria es de todos modos una victoria.

Los partidarios de Timoshenko han comenzado en esta situación a manejar la opinión pública en dos direcciones. En primer lugar, declaran que Yanukovich ha logrado la ventaja únicamente gracias a un fraude masivo en el este del país. En segundo lugar, inspiran a los ciudadanos la sensación de que no existe tal diferencia entre candidatos, y en sus registros propios de las votaciones figura una igualdad de los resultados de ambos candidatos.

El propósito de esta propaganda, a todas luces, es el deseo de preparar a la población para el inicio de una campaña de apelación de los resultados de las votaciones en los juzgados de distintas instancias. En cualquier caso, los regionales se han quejado de que sus opositores han enviado a todo su personal las instrucciones para la redacción de estas apelaciones.

Los partidarios de Yanukovich, por su parte, tampoco pierden tiempo y declaran directamente que no son ellos quienes organizaron un fraude, sino los de Timoshenko, y no en el este de Ucrania, sino en el oeste.

 

La disposición en la actualidad es la siguiente:

la diferencia entre candidatos es menor del 3%.

Los de Timoshenko insisten en que este indicio

es fruto de un error estadístico,

y por lo tanto pueden desdeñarlo.

 

Además, en el Partido de las Regiones, justo a continuación del Bloque de Yulia Timoshenko, organizaron un recuento paralelo de los votos, según el resultado del cual Yanukovich gana con una ventaja del 4,5%.

En general, ambos partidos utilizan más o menos los mismo métodos de promoción entre la ciudadanía.

Pero lo más importante es que tanto unos como otros, a juzgar por  todo, están preparándose para la continuación de la batalla por el más alto puesto estatal en las calles y plazas de Kíev.

El hecho de que Timoshenko no dé marcha atrás ya se comprande: al finalizar las elecciones ella podría haber ido perfectamente a felicitar a Yanukovich y desearle éxito en el puesto de presidente. Sin embargo ella, declarando que para la victoria definitiva sólo hace falta voluntad, escogió otro camino.

Hace varios días la primera ministra comunicó que en caso de fraude masivo, se daría a Yanukovich “una lucha como no la había visto en 2004”. Como quedó claro por las palabras de sus partidarios, los de Yulia Timoshenko encontraron un fraude a gran escala, y por eso parece que no desiste de las acciones de protesta (que causan a la primera ministra un sueño en este estado de ánimo combativo).

Aunque en las filas de Timoshenko dijeron que no sacarán a la gente a las calles antes de que se hagan públicos los resultados oficiales de las elecciones. De este modo, se puede esperar la aparición de sus partidarios en la Plaza ya la tarde del 9 de febrero (hacia esta hora espera la Comisión Electoral Central procesar el 100% de las papeletas.

Cabe decir que Yanukovich tiene cómo responder a semejante iniciativa: en su partido en Kíev están listos para salir miles de regionalistas de las regiones del este y del sur de Ucrania. En la capital puede haber una curiosa situación: dos mitings con distintas consignas irán en paralelo.

Sin embargo, todavía no se ha llegado a la repetición exacta del 2004, nadie pretende congelarse en vano en Kíev. Por eso, para la victoria definitiva se necesita no sólo voluntad, sino un buen saco de dinero. Esta circunstancia da buenas oportunidades al éxito general de Yanukovich: su pequeño déficit de carácter duro lo puede compensar con las amplias posibilidades financieras de sus patrocinadores.

Pero la guerra sigue siendo pesada, el ganador todavía no es evidente: Timoshenko ha demostrado en varias ocasiones una admirable capacidad de salir de las situaciones más desesperadas.

La tan esperada revancha de Yanukovich todavía no es un punto final, sino puntos suspensivos. Esto lo evidencia el hecho de que ningún líder mundial le ha felicitado todavía por la victoria.

Las elecciones se alargan y lo más interesante acaba de comenzar.

Comentarios

Comentario eliminado
Comentario no publicado

{{comment.Author.Name}}

{{comment.PostDate}}

Este campo es obligatorio

Mensaje de error

Error en el texto

Su mensaje será enviado al autor. Gracias por tu participación ...