+34 666 86 86 86De lunes a virnes de 10 a 18 h
+34 93 272 64 90De lunes a virnes de 10 a 18 h
Nosotros le llamamos
Solicitud presentada con éxito.
Sus datos de contacto:
Nombre
e-mail
Teléfono
Motivo de la consulta
Cuando le podemos llamar?
08:00-11:00
10:00-13:00
12:00-15:00
14:00-17:00
16:00-19:00
Enviar

Moscú exhibe los paisajes de Serguéi Grigorash

Noticias de Rusia

Moscu exhibe los paisajes de Serguei GrigorashLa obra de Serguéi Grigorash, pintor natural de Crimea, se exponen estos días en la Casa Central de los Artistas, en Moscú. Los visitantes podrán ver su serie de paisajes marinos y gozar con una marea matutina, un mar en calma resplandeciente bajo el sol, un oleaje color de ámbar y una tormenta de aterradora belleza. Pero también podrán ver naturalezas muertas, paisajes urbanos y a veces también retratos. Pero el mar parece tenerle especial confianza, revelándole todos sus secretos. “Uno debe hacer lo que mejor le sale”, asegura el artista ruso

En las últimas décadas, la variable clásica de la pintura rusa ha sufrido una notable pérdida de interés por parte de jóvenes artistas, que consideran demasiado difícil aprender las sutilezas de la técnica tradicional, mientras que el arte contemporáneo ofrece, a su modo de ver, una gama de oportunidades mucho más amplia. 

En la obra de Grigorash, en cambio, se nota claramente la influencia de los clásicos de la pintura rusa, y en primer término, de Iván Aivazóvski, marinista ruso de renombre mundial. Y es que Gigorash pinta su entorno: “Mi casa está a doscientos metros del mar, y el ruido de las olas y todo ese ambiente mágico me ponen en una onda muy especial”, confiesa el artista. “Cada uno tiene su propia actitud hacia el mar. Para mí, el mar es donde uno puede compenetrarse con la armonía del mundo. Por eso, el mar es el tema central de mi obra”.

El artista dice que se siente feliz. Es una verdadera alegría poder pintar el mar. Sonríe, al hablar de su trabajo: “Es mucha suerte, cuando un artista se siete feliz creando y si sus obras, además, atraen el interés del público”.

"El mar no me aburre nunca”, prosigue Serguéi Grigorash. “Es un elemento, cuya iluminación y dinámica cambian a cada instante. Me encanta ver las tormentas, las olas que pasan unas encima de otras y nunca se repiten. Uno encuentra en estas imágenes mucho estímulo para improvisar”.

El artista trabaja muchas horas al aire libre. Igual que los pintores antiguos, hace cientos de bosquejos que luego le sirven de material para crear sus pinturas. Serguéi confiesa que a veces incluso siente más afecto por estos bocetos rápidos, hechos prácticamente “al vuelo”, que por las obras acabadas, trabajadas minuciosamente en el taller. “Se ven más frescos”, explica. Y agrega que no tampoco desestima los avances tecnológicos modernos. La fotografía, sobre todo las imágenes macro, le ayudan mucho para estudiar la estructura de las olas y ver los detalles que no capta el ojo humano.

“No veo nada malo en el uso de la fotografía como soporte”, dice el pintor. “Otra cosa es dividir la imagen fotográfica en cuadrados y copiarla torpemente. Esto es peor que malo y se nota de inmediato a simple vista. Esos cuadros no tienen luz, por así decirlo, no transmiten la emoción, están muertos”.

Comentarios

Comentario eliminado
Comentario no publicado

{{comment.Author.Name}}

{{comment.PostDate}}

Este campo es obligatorio

Mensaje de error

Error en el texto

Su mensaje será enviado al autor. Gracias por tu participación ...