+34 666 86 86 86De lunes a virnes de 10 a 18 h
+34 93 272 64 90De lunes a virnes de 10 a 18 h
Nosotros le llamamos
Solicitud presentada con éxito.
Sus datos de contacto:
Nombre
e-mail
Teléfono
Motivo de la consulta
Cuando le podemos llamar?
08:00-11:00
10:00-13:00
12:00-15:00
14:00-17:00
16:00-19:00
Enviar

El exceso de sal en las calles de Moscu puede provocar apagones

Noticias de Rusia

El exceso de sal en las calles de Moscu puede provocar apagonesEl exceso de la sal utilizada para descongelar las heladas calles rusas en invierno pueden estar relacionadas con algunos de los apagones que se han producido recientemente en Rusia. Según explicó el profesor de la Universidad Estatal de Moscú, Dimitri Jomiakov, a la agencia de noticias rusas RIA Novosti, los productos utilizados para descongelar el hielo pueden adherirse e inutilizar los cables transmisores de la electricidad. Esto fue precisamente lo que pasó recientemente en la isla de Vasilievsky, en San Petesburgo, así como en el sur de esta ciudad, y que dejó sin suministro eléctrico a más de 4000 usuarios.

Una situación que podría producirse también en Moscú , según asegura Jomiakov, puesto que las autoridades moscovitas han autorizado verter este año hasta tres veces más cantidad de sal en las calles de la capital rusa. Este producto incrementa, según el académico, la posibilidad de provocar situaciones perjudiciales para el hombre y el medio ambiente, amén de los cortes de electricidad. Por ello, Jomiakov aboga por detener el uso de este tipo de sal y sustituirla por líquido anticongelante. Una solución que a su juicio es más económica, puesto que el líquido se adhiere a la calzada mientras que la sal de dispersa debido a la acción de los automóviles.

Minimizar el impacto de las nevadas que los inviernos traen a Rusia es parte de la acción de gobierno de los ayuntamientos rusos: cada año, en Moscú, un ejército de 15.000 máquinas quitanieves y camiones, cientos de plantas que aceleran el deshielo, 30.000 palas con sus 30.000 trabajadores municipales, miles de toneladas de gravilla y agentes anticongelantes luchan para facilitar el tránsito de los moscovitas en una ciudad en la que los inviernos duran cuatro meses  con temperaturas medias de -20ºC. Un dispositivo cuyo presupuesto es de casi 12 millones de euros anuales.

 

 

 

Comentarios

Comentario eliminado
Comentario no publicado

{{comment.Author.Name}}

{{comment.PostDate}}

Este campo es obligatorio

Mensaje de error

Error en el texto

Su mensaje será enviado al autor. Gracias por tu participación ...