España

Direccion

17455, Girona, Urbanización de Malavella Park, 2
Buscar en mapa
Telefono de contacto: +34 972 181 020
Atención al cliente rusohablante: +34 932726490
Horario
Horario 24 h
Meliá Golf Vichy Catalán 4*

Todas categorias

EspañaEspañaEspañaEspañaEspañaEspañaEspañaEspañaEspañaEspañaEspañaEspañaEspañaEspañaEspañaEspañaEspañaEspañaEspañaEspañaEspañaEspaña

Inaugurado en Abril de 2006 el hotel nace como la combinación de un proyecto entre el Grupo Vichy Catalán y la PGA “Golf European Courses”. El actual edificio de hotel culmina un proceso de cuatro años de trabajo, que se inicia con un concurso en mayo de 2002. De éste concurso sale ganador un proyecto de edificio unitario, curvo, colocado al fondo del solar, que desciende de la pineda adaptándose al terreno. El edificio fue desarrollado por los arquitectos Berta Barrio Uría, Sergi Godia i Fran, Ignacio López Alonso y Jon Montero Madariaga. El objetivo: un hotel imponente, impactante, moderno, integrado en el paisaje, en definitiva, único en su zona.

Además el hotel debía estar en armonía con su entorno: un maravilloso complejo de dos campos de golf donde había que “disimular” la construcción. De esta forma, decidieron curvar el edificio para provocar una sensación de recorrido temporal y que al aproximarnos a él se nos presentara como un elemento cambiante en el paisaje.

El sencillo truco de agrupar las galerías y los ventanales por parejas permitió reducir el tamaño aparente del edificio. Como curiosidad, la fachada orientada al sol, la más larga del edificio, tiene una longitud de más de 150 metros (¡superior a la de un campo de fútbol!)

El lobby merece capítulo aparte en las decisiones del proyecto y la obra. Es el auténtico corazón del edificio, ocupando una parte de cada una de sus plantas y conectándolas todas en un solo cuádruple espacio, orientado al paisaje. Así, cada planta dispone de un mirador no sólo al campo sino también al interior del edificio. El ascenso por las escaleras del lobby es el recorrido simbólico del hotel, que conecta el recorrido interior con el paisaje del campo.

Las entradas de luz a pasillos y las aperturas a visiones diagonales, permiten recuperar la conexión del edificio con el paisaje y fue una de las obsesiones que acompañaron a los arquitectos a lo largo del proceso de proyecto y de construcción.

El edificio se concreta materialmente en acabados de gran calidad que remiten a la tradición mediterránea de la modernidad. El edificio blanco, de configuración variable, que permite hacer de telón de fondo del paisaje, la piedra negra en los zócalos que nos ayuda a provocar el efecto de flotabilidad del edificio, la madera, en secciones de gran tamaño que permiten apreciar su gran calidad al tacto, y finalmente el vidrio, en grandes paños que nos permiten disfrutar del paisaje y del campo de golf. Estos materiales están contrastados con la presencia del hormigón, la representación de la materia en bruto, permitiéndonos realzar por contraste las grandes calidades de los materiales del edificio y conectarnos directamente con la tierra, de la que el edificio es un estrato más dispuesto amablemente en el paisaje.

El hotel cuenta con un jardín de más de 25000 m² de césped, plantas y árboles que rodean sus piscinas, el restaurante dispone su terraza con vistas al jardín para tomar desayunos, comer o cenar rodeado de naturaleza en un ambiente de paz y tranquilidad.